649.39.10.77 hola@jfcfotografia.es
Seleccionar página

Diario de Extrarradio

09

NOVIEMBRE, 2017

Como no solo de editar vive el hombre el fotógrafo, sino que es importante alimentar el espíritu, educar el ojo, aprender de quien sabe más que tú, relacionarse con otras personas y, claro, tomar el aire, dejemos por un rato laitrums y photochós y vayamos a ver que se cuece por ahí.

Y por ahí, el día 7, se cocía la inauguración de la exposición Diario de Extrarradio en la Sala Centro Norte Universidad de Móstoles. Una exposición de fotografías de Iris Encina, que será exhibida hasta el 30 de noviembre. Abajo podéis ver los horarios por si queréis (QUE DEBÉIS) visitarla.

Diario de extrarradio refleja, según la autora “el silencio, los espacios abiertos, las urbanizaciones con unas características muy similares, los soportales, las torres de alta tensión… Todas esas cosas conforman el imaginario recuerdo/concepto de muchas personas, que han vivido o se han criado en la periferia”. Y estoy completamente de acuerdo. Además, bajo mi punto de vista, ese extrarradio está retratado sin parafernalias absurdas, sin orgullos raros. Periferia dura y cruda, con sus toques kitsch, con su sordidez, con su esencia y su belleza, en definitiva. Un conjunto de fotos que, siendo absolutamente reconocibles, son al mismo tiempo universales. Iris Encina ha retratado cualquier periferia, cualquier extrarradio. Y de ese modo, los ha fotografiado todos.

En la expo de la Sala Centro Norte Universidad de Móstoles hay una selección de fotografías (la totalidad del trabajo la puedes ver aquí) que resumen un poco lo anteriormente dicho. ¿Son las mejores? Bueno, imagino que cada uno de los allí presentes (que conocíamos el trabajo al completo) tenemos en mente nuestra selección. Pero sí que son una muy buena muestra de lo que significa este Diario. Un diario que por cierto, puedes comprar si quieres en versión fotolibro contactando con AniG, en la colección Hacedores de imágenes.

Horarios:

Del 7 al 30 de noviembre

L-V de 9 a 21

Sábados 9-14

Todas las fotos salvo la fachada nocturna son de Iris Encina